Inicio » Búsqueda de Empleo » Búsqueda de empleo para jóvenes sin experiencia

Búsqueda de empleo para jóvenes sin experiencia

El salto al mundo laboral es un momento importante y un gran cambio en nuestra vida. Un requisito importante en la búsqueda de empleo para jóvenes sin experiencia es tener una actitud positiva, paciencia e ilusión por comenzar. En ocasiones no es un camino fácil puesto que la búsqueda de empleo no siempre obtiene un resultado inmediato, pero con cierta constancia y organización acabaremos consiguiendo nuestro objetivo.

Así que cárgate de ganas y vamos a repasar los principales pasos que debes dar para hacerte un hueco en el mercado laboral.

Identifica tus puntos fuertes y débiles 

El primer y muy importante paso que debes tener en cuenta antes de comenzar a buscar empleo, es hacer un análisis DAFO de ti mismo, es decir: analizar tus fortalezas y debilidades, así como las oportunidades y las amenazas que presenta tu entorno laboral.

Es fundamental que te conozcas bien y que pongas por escrito todo aquello que consideres que es una habilidad o una característica positiva que puedas ofrecer. Y no te olvides de identificar también tus debilidades, puesto que esto te permitirá intentar mejorarlas o buscar una fortaleza que de alguna manera las supla.

También es necesario conocer bien el entorno que te rodea; hacer un estudio del mercado laboral para saber qué perfil se está buscando y de la competencia para poder decidir cuál es tu valor diferencial con respecto a los demás, aquello que de alguna manera te hace único y que te va a diferenciar del resto de candidatas o candidatos.

Una vez tengas claro todo lo que tu entorno te ofrece y en qué puedes destacar, es recomendable enfocar tu atención en determinadas ofertas de empleo. Para ello, debes decidir a qué sectores laborales quieres optar y establecer una serie de requisitos indispensables que el puesto de trabajo debe cumplir, por ejemplo, si prefieres un trabajo a media jornada o a jornada completa; si quieres orientar la búsqueda a trabajos de oficina o si te decantas por puestos dirigidos a la atención al público, etc. Esto te permitirá acotar y hacer más fácil una primera búsqueda de empleo.

El curriculum y la carta de presentación

curriculum empleo joven sin experiencia

Tu curriculum va a ser lo primero que las empresas conozcan de ti, así que es importante que pongas toda la atención en su redacción.

Para comenzar a elaborarlo lo mejor es estructurar bien toda la información que quieres aportar. Incluye en primer lugar tus datos de contacto y los estudios que has realizado. No te preocupes por no tener experiencia laboral, ya que esto se puede suplir ofreciendo información sobre tus habilidades y competencias. De esta manera incluye un apartado con los cursos realizados, con tus conocimientos de informática y de idiomas y con tus intereses. No te olvides de incluir todo aquello que se te dé especialmente bien, por ejemplo, si has pasado un verano ayudando a tu tío a arreglar un coche o si se te dan bien los niños o incluso algún deporte que practiques habitualmente.

También es interesante que dediques una parte de tu curriculum a destacar rasgos de tu personalidad que puedan ser beneficiosos a la hora de trabajar: si te sientes cómodo hablando en público o trabajando en equipo, si eres organizado o empático, si tienes dotes de liderazgo, etc.

Incluye ventajas competitivas, es decir, aquellos datos que de alguna manera te puedan diferenciar del resto: logros académicos, estancias en el extranjero, pertenencia a asociaciones, determinadas actividades extracurriculares.

Sé muy ordenado a la hora de redactar el curriculum y cuida su presentación, revisa las faltas de ortografía y separa bien los distintos bloques para que su comprensión resulte sencilla.

Si necesitas más ayuda, consulta estos consejos para redactar tu curriculum.

Lo más probable es que tengas que redactar diferentes curriculums para adaptarlos a distintos puestos de trabajo, en unos casos te interesará destacar más ciertos datos antes que otros. Ten esto siempre en cuenta antes de solicitar un puesto de trabajo, revisa bien el curriculum tipo que has diseñado y adáptalo si es necesario a la oferta a la que quieres acceder.

Lo mismo ocurre con las cartas de presentación, deben ser diferentes para cada puesto de trabajo y reflejar ese estudio previo que has realizado sobre la empresa en cuestión. No tienes que mencionar datos que ellos ya sepan sobre sí mismos, pero sí puedes centrar tu carta en los intereses de la empresa y en el perfil concreto que están solicitando, analiza bien la oferta a la que te postulas y refuerza en la carta de presentación todo aquello que resulta imprescindible para el puesto de trabajo.

Si tienes la oportunidad, solicita cartas de recomendación a tus profesores o tutores de prácticas, para algunos puestos de trabajo puede resultarte útil.

Utiliza los recursos que las nuevas tecnologías te ofrecen, puedes elaborar un videocurriculum o realizar un portafolio online con tus proyectos. Cuida tus redes sociales, lo primero que van a hacer muchas empresas una vez revisen tu curriculum va a ser buscarte en la red. Restringe el acceso a tus redes personales para que no sean accesibles a las empresas y crea perfiles profesionales en modo público donde puedas compartir enlaces de interés o colgar trabajos y proyectos que te interese que las empresas reclutadoras visualicen. Utilíza las redes para ofrecer valor añadido y aprovecha las plataformas online como linkedin para subir tu curriculum.

Cómo buscar ofertas de empleo para jóvenes

A la hora de comenzar a buscar ofertas de trabajo debes elaborar un listado de los distintos medios a los que vas a acudir, teniendo en cuenta el tipo de trabajo que te interese. Puedes comenzar por incluir tu curriculum en las distintas ETTS (Empresas de Trabajo Temporal). Muchos trabajos comienzan con un mes o dos de contrato a través de una ETT pero terminan convirtiéndose en un trabajo más estable tras esos meses de prueba.

Otra opción es acudir a tu centro de estudios y solicitar una cita con el departamento de orientación laboral, si lo tiene, para que te indiquen si existe algún tipo de bolsa de trabajo o si tiene alguna web o tablón de anuncios donde poder realizar un seguimiento de las ofertas laborales.

La prensa es el medio más tradicional pero también puede resultar útil, así como acudir con nuestro curriculum a distintas ferias de empleo donde podremos conocer de primera mano a empresas que pueden resultar de nuestro interés. Además, esta última opción nos permite entregar nuestro curriculum en mano y poder presentarnos directamente.

Otra opción es asociarse al colegio profesional que nos corresponda, hay que pagar una cuota pero suele resultar bastante económica para las personas que acaban de terminar de estudiar y suelen ofrecer una bolsa de empleo o un listado de ofertas de trabajo.

Internet nos ofrece muchas opciones. Linkedin, por ejemplo, es una plataforma muy útil que ofrece la opción de colgar tu curriculum y establecer una red de contactos profesionales. Es también muy importante que controles los buscadores de empleo genéricos y específicos de tu sector. En concreto, en nuestro buscador puedes encontrar trabajos de todo tipo de servicios a domicilio, en cualquier parte de España.  En los buscadores online podrás acceder a múltiples ofertas de empleo actualizadas y realizar una búsqueda por ciudades o por sectores laborales. Además, en muchos portales se ofrece la opción de activar una alerta de empleo para que, de esta manera, lleguen a tu correo electrónico todas las ofertas que cumplan los requisitos que hayas indicado previamente.

Haz un listado con las empresas que más te interesen y consulta su web con frecuencia. Accede a la sección de “ofertas” o de “trabaja con nosotros” para ver si tienen un listado de las ofertas ofrecidas en ese momento o si disponen de un formulario a través del cual poder enviar tu curriculum. Puedes hacer lo mismo con las diferentes escuelas y universidades, haz una búsqueda para saber cuáles disponen de ofertas a través de su web o cuáles ofrecen la posibilidad de enviarles el curriculum.

Y sobre todo, no te olvides de hacer networking, es decir, de cuidar tus contactos y hacer contactos nuevos, es una buena manera de compartir sinergias, comenzar proyectos y enterarse de empleos interesantes. No se suele obtener resultados de forma inmediata pero resulta muy útil a largo plazo contar con una red de contactos bien sólida y cuidada. Utiliza tus redes sociales para llegar a más gente y rodeate de perfiles interesantes.

Dominar la entrevista de trabajo

Llega el momento que estabas esperando, por fin un empleador se ha fijado en tu perfil y quieren conocerte mejor para comprobar si te ajustas a sus necesidades. Así que tranquilidad y fuera nervios.  Debes acudir a la entrevista con actitud positiva y seguridad en ti mismo y la mejor manera de conseguirlo es preparla previamente.

Comienza por estudiar bien a la empresa y lo que piden en su oferta. Consulta su web, sus redes sociales; realiza una búsqueda en internet para encontrar información y si conoces a alguien que tenga o haya tenido alguna relación con la misma pídele referencias. A través de estas fuentes podremos estudiar cuál es su filosofía de trabajo, los servicios que ofrece, sus principales clientes o los trabajos realizados. Todo ello nos dará una ventaja a la hora de presentarnos ante nuestro entrevistador o entrevistadora.

Será este uno de los momentos en los que pondremos en funcionamiento todo ese análisis DAFO realizado con anterioridad, puesto que, una vez analizadas nuestras fortalezas y el carácter de la empresa nos resultará mucho más fácil orientar la entrevista hacia el perfil que a ellos les interesa y saber responder con éxito preguntas complicadas y muy frecuentes como, por ejemplo: ¿qué puedes aportarle a la empresa?, ¿cuáles son tus aspiraciones? , defínete en 5 palabras o cuáles son tus principales virtudes y defectos.

Formación continua

Mantente actualizado y en constante movimiento. Es importante que mientras no encuentras empleo destines parte de tu tiempo a seguir formándote o a hacer actividades que te aporten nuevas habilidades y conocimientos como cursos de formación, idiomas, aprender temas relacionados con la informática o hacer voluntariado.

En las entrevistas suelen preguntar a qué dedicas tu tiempo libre y si en ese momento te encuentras realizando algún tipo de proyecto o actividad que te resulte de provecho. Será un dato que con seguridad resultará muy atractivo para tus entrevistadores, ya que demostrará que eres una persona activa y con inquietudes.

Nuestro ultimo y más importante consejo: mantén seguridad en ti mismo y no desesperes, todo el trabajo y esfuerzo volcado en encontrar tu primer empleo obtendrá su recompensa si eres constante y paciente. ¡Ánimo!